Preguntas frecuentes 2017-04-03T11:52:00+00:00

Consulta de lactancia

Preguntas frecuentes

Durante los días inmediatamente posteriores al nacimiento de un bebé, el pecho de la madre tiene calostro, un líquido especial e importantísimo. En algunas mujeres, el calostro es espeso y amarillento; en otras es más líquido y acuoso.

El calostro tiene muchas propiedades protectoras, ya que contiene sustancias antibacterianas y que estimulan el sistema inmunitario que son muy importantes para los bebés.

El calostro sale del pezón muy lentamente, lo que permite que el bebé vaya aprendiendo a mamar, así como a coordinar las conductas de succionar, respirar y tragar. En torno al tercer día, empezarás a notar que tus pechos están más firmes a medida que el calostro vaya dando paso a la leche materna propiamente dicha. Es la “subida de la leche”. Durante este período, la cantidad de leche que producirá tu cuerpo irá aumentando en respuesta a las succiones del bebé. Tu producción de leche dependerá de la estimulación que recibas. En otras palabras, cuanto más amamantes a tu bebé, más leche producirás.

La principal razón para que se retrase la subida de la leche es que el bebé no amamante con frecuencia los primeros dos días. A veces cuando hay una cesárea se produce una separación de la madre y el bebé por circunstancias médicas que hace que la lactancia los primeros días sea poco frecuente, y es eso lo que lleva a que se retrase la subida. Si estás separada de tu bebé extráete la leche con frecuencia; así tendrás una buena producción y además le podrán dar tu leche al bebé mientras estáis separados.

Los bebés deben ser puestos al pecho siempre que parezcan necesitarlo. ¿Por qué? Porque el hecho de amamantar al bebé frecuentemente favorece la producción de leche. Además de pedir pecho cuando tienen hambre o sed, lo piden cuando tienen sueño, cuando sienten algún malestar como gases, cuando necesitan calor o mimos…

Por ofrecerle el pecho a tu bebé NUNCA te equivocas. Si lo necesita, mamará y si no no.

Hay muchos signos que te ayudarán a saber si tu bebé come bien. Lo primero es que tú estás sin dolor. Una lactancia dolorosa SIEMPRE es signo de que algo no va bien, y de que el bebé puedo no estar sacando suficiente leche.

Otro signo son el número y color de las caquitas:

  • El bebé debe hacer al menos 1 deposición negra (meconio) en las primeras 24 horas.
  • El bebé debe hacer al menos 2 deposiciones el segundo día (las segundas 24 horas).
  • El bebé debe hacer al menos 3 deposiciones el tercer día, de color verdoso-marrón
  • A partir del cuarto día y hasta los quince días de edad, el bebé debe hacer al menos tres deposiciones al día.
  • A partir del quinto día las deposiciones deben ser amarillas, líquidas y con algunos grumos.

Y el número y aspecto de los pises:

  • El bebé debe hacer al menos 1 micción en las primeras 24 horas.
  • El bebé debe hacer al menos 2 micciones el segundo día (las segundas 24 horas).
  • El bebé debe hacer al menos 3 micciones el tercer día
  • Aunque los primeros dos-tres días algunas micciones pueden tener color herrumbroso, a partir del cuarto día deben ser muy claras o transparentes.

La preocupación por el peso es muy frecuente pero en la mayoría de los casos todo está funcionando bien y el niño está ganando adecuadamente.

Ganancia del niño para saber que “va bien”:

  • A los 15 días de vida debe pesar igual o más que cuando nació
  • Hasta los 4 meses: ganará un mínimo de 115 gr por semana
  • 4-6 meses: mínimo de 80 gr por semana
  • 6-12 meses: mínimo de 40 gr por semana

No es una buena idea pesar al niño a menudo en la farmacia porque puede inducir a error. Pasado el primer mes no es necesario pesar al niño cada semana, salvo circunstancias especiales.

El Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría tiene una excelente página de preguntas frecuentes.